El campo inicia las movilizaciones con el sector de las frutas y hortalizas frente a la sede del Ministerio de Agricultura

El campo inicia las movilizaciones con el sector de las frutas y hortalizas frente a la sede del Ministerio de Agricultura

A la espera de la reunión programada para el próximo lunes con el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, el sector agrario cumple su palabra y ya ha comenzado con el calendario de movilizaciones previsto para reclamar ‘precios justos’ y la aprobación de medidas para aliviar el desorbitado aumento de las materias primas experimentado en los últimos tiempos, que amenaza con cerrar miles de explotaciones por toda España.

Así, este miércoles se ha concentrado frente a la sede del propio Ministerio de Agricultura en Madrid unos 600 agricultores del sector de la frutas y hortalizas, y como también viene siendo habitual, lo ha hecho de manera unida con representantes de las principales organizaciones agrarias (Asaja, Coag y Upa), junto a Cooperativas Agroalimentarias y la Asociación de Organizaciones de Productores de Frutas y Hortalizas de Almería (Coexphal). No sólo se han manifestado agricultores de esta provincia -básica en la producción de frutas y hortalizas en cultivo interior (invernaderos)- sino también del resto de territorios importantes de este sector como Murcia, Extremadura, Aragón o La Rioja. Los productores han denunciado la subida de los insumos pero también la «competencia desleal» que siguen realizando las producciones procedentes de Marruecos, a pesar de que una reciente sentencia del Tribunal General de la Unión Europea ordenó anular los acuerdos de comercio y pesca suscritos entre Marruecos y la UE, tal y como había reclamado el Frente Polisario.

«Los costes de producción nos ahogan», rezaba el principal lema de la concentración, donde se ha exigido la puesta en marcha de una tarifa especial agraria para el consumo de energía eléctrica, básico en este sector, tanto en la producción en las fincas, en las comunidades de regantes y en las centrales de manipulado; además, la revisión al alza del IVA compensatorio para los agricultores en estimación objetiva hasta el 14%; así como otras medidas fiscales, entre ellas la deducción de la factura de fertilizantes y plásticos no amortizables y el aumento del porcentaje de difícil justificación en estimación directa.

Finalmente, piden un IVA agrícola reducido del 10% para todos los insumos en la producción, además de una revisión de precios de entrada con terceros países así como el control de las importaciones y el pago de aranceles: «Se saltan los cupos y no hay controles en la fronteras», se queja Francisca Iglesias, secretaria general de UPA Almería, que exige al Gobierno de España una defensa clara del sector y «que aclare de una vez su postura con respecto a los intereses que tiene con Marruecos».

Esta dirigente agraria califica la situación de las frutas y hortalizas en España como «lamentable» y critica que en los últimos siete meses los costes de producción «se han disparado». Pone como ejemplo el precio del agua, cuyo metro cúbico ha subido de 0,50 euros a 0,80; además de la electricidad, el plástico o los productos fitosanitarios: «El problema está en que no podemos subir nosotros ese sobrecoste en la venta de nuestros productos porque la Ley de la Cadena Alimentaria es una normativa muerta, no se aplica y penaliza a los eslabones más débiles, como los productores y la comercialización en origen frente a la gran distribución, que prefiere, por ser los costes más baratos, comprar a terceros países, especialmente a Marruecos». El coste de producción por hectárea de cultivo de este sector en nuestro país oscila de media entre los 50.000 y los 70.000 euros.

En esta misma línea se manifiesta Antonio Navarro, de Asaja Almería, que pone el acento en dos cuestiones fundamentales: «La subida de los costes de producción, estimada en un 30%, viene a dar la puntilla a un sector afectado por su propia crisis estructural y por los efectos de la falta de control de los acuerdos comerciales con países extracomunitarios que están poniendo en jaque la supervivencia de este modelo productivo», resume.

Además, apunta a un estudio realizado por esta organización agraria evalúa en 7.700 euros más de gasto al agricultor por hectárea de hortaliza con respecto al año pasado. «Así es imposible subsistir», lamenta.

Además de las constantes y casi diarias del sector lácteo en comunidades como Galicia o Cantabria, la próxima concentración prevista del sector agrario tiene previsto realizarse en Mérida el próximo 2 de diciembre, Las seis organizaciones convocantes de la protesta han acusado a la Delegación de Gobierno de Extremadura de intentar limitar el derecho a manifestarse de los agricultores y de «censurar y acallar» el malestar del campo extremeño «al recortar en tres horas la manifestación, así como el número de participantes, reduciendo a un máximo de 300 personas» las que se podrán concentrar a las puertas de Presidencia de la Junta de Extremadura. «Estas dos imposiciones, además de ser un claro atropello a los derechos de los agricultores y ganaderos, son el más claro ejemplo del poco talante democrático de las autoridades nacionales y regionales, y del miedo que tienen a la crítica», aseveran los organizadores.

Conforme a los criterios de

The Trust Project

Saber más

Deja una respuesta